Psico Jazmín

¿Cómo entrenar tus habilidades blandas?

Cómo se pueden entrenar las habilidades blandas

¡Comparte este contenido!

¿Sabes cómo trabajar las habilidades blandas? ¡Te lo contamos!

Las soft skills están de moda y es fácil darse cuenta por qué. Son las que nos permiten relacionarnos con los demás, transmitir nuestras ideas claramente, persuadir y ser persuadidos. De hecho, podríamos decir que son las habilidades que nos hacen humanos.

Para entrenarlas, lo primero que hay que hacer es identificar cuáles son las que necesitamos mejorar. Si tuviéramos que realizar un ranking diríamos que entre las principales están: trabajo en equipo, liderazgo, comunicación asertiva, servicio al cliente, capacidad analítica y resolución de problemas, atención a los detalles, deseos de aprender y estar a la vanguardia, adaptabilidad, definición de prioridades y manejo de múltiples tareas, ética, compromiso, honestidad, etc.

Supongamos entonces que quieres mejorar la comunicación. Participar en debates o simulacros de situaciones en las que tengamos que expresarnos con claridad, serían un excelente ejercicio. Para mejorar, en cambio, la capacidad de persuasión podrías practicar la negociación con otros o intentar convencer a tus amigos de hacer algo que no quieren. Vaya desafío ¿no te parece?

Es que para entrenar las habilidades blandas lo mejor es ponerlas en práctica de forma continua. Esto nos permitirá ir aprendiendo y mejorando gradualmente nuestras capacidades y ser más eficientes en el uso de estas habilidades.

¿Cómo desarrollar habilidades blandas y duras?

Si quieres tener éxito en el trabajo o en la vida, debes potenciar al máximo tus soft skills. Un método muy eficaz es el juego de roles: actuar como si estuviéramos en una situación real y enfrentarnos a los desafíos que nos plantea. Otra buena idea es realizar ejercicios de resolución de problemas, en los que analizamos una situación y buscamos la mejor solución. ¿No lo habías pensado?

Otro método muy efectivo es el feedback, que nos permite recibir retroalimentación sobre nuestro comportamiento mejorando así las habilidades sociales. Por último, es posible aprender a gestionar nuestras emociones estudiando las dinámicas emocionales en las que participamos. La experiencia es la mejor forma de aprender. Piensa ideas y practica a través de ellas: intenta dirigir un grupo, únete a un equipo deportivo o forma parte de un proyecto de voluntariado. ¡Te sorprenderán los resultados!

Las habilidades duras, por su parte, como la matemática o el inglés, se pueden aprender a través de la enseñanza formal: eso significa que debes hacer un curso o estudiar en una academia, una universidad o en un instituto. Sin embargo, las hard skills también se aprenden a través de la experiencia. Es decir que si quieres aprender a programar, puedes intentarlo creando una página web o una aplicación. Mientras que si deseas aprender a tocar un instrumento, puedes inscribirte en una clase de música.

Una reflexión final

Mientras que las habilidades duras son las técnicas u obligatorias, las blandas son las que inclinarán un poco más la balanza cuando llegue el momento de la evaluación final del equipo de recursos humanos. Si estás calificado pero no cuentas con capacidades intrapersonales, quizás presentes dificultades en tu desarrollo laboral. Acudir a un especialista para desarrollar al máximo tus habilidades blandas puede ser una excelente idea para comenzar a mejorar tu inteligencia emocional. ¡Escríbenos para más información y comienza hoy mismo!

¡Comparte este contenido!

Psico Jazmín

¡Nos conozcamos!

Estoy aquí para ayudarte a cambiar ansiedad, incertidumbre, confusión y estrés por un horizonte mucho más prometedor.

Artículos Relacionados

Consulta Online